Ayude a derrotar el proyecto de ley SB 380; Oremos por las víctimas del huracán Ida

SB 380 Short Copy

Manos a la obra para derrotar el proyecto de ley SB 380

La sesión legislativa termina el próximo viernes, y la semana que viene veremos una gran actividad en el Capitolio a medida que los proyectos de ley se aprueben y se envíen al Gobernador o lleguen a su punto final por esta ronda.

La CCC pide que todos se pongan manos a la obra para derrotar el SB 380 , el proyecto de ley que amplía el suicidio asistido por médicos. Los correos electrónicos enviados a los legisladores han surtido efecto. Gracias por sus correos electrónicos que ayudaron a forzar una enmienda al proyecto de ley para poner de nuevo una fecha de vencimiento, que los partidarios inicialmente trataron de eliminar. Ahora, con su ayuda continua, podemos derrotar este proyecto de ley.

No hay duda de que este proyecto de ley perjudicará a todos los californianos, pero afectará de forma desproporcionada a los más vulnerables y desfavorecidos. En lugar de abordar las carencias en la financiación de Medi-cal para los más necesitados, el Estado está optando por enfocarse en la ampliación de las opciones para terminar la vida. Esto demuestra una falta de compasión por aquellos de entre nosotros que más lo necesitan. 

Pulse aquí para decir a sus legisladores que no podemos exponer a las personas vulnerables a abusos con este proyecto de ley.

Como se informó la semana pasada, también queremos agradecer a las miles de personas que enviaron correos electrónicos de alerta a los legisladores sobre el proyecto de ley SB 245, que habría acabado con los copagos del aborto en el estado. Este proyecto de ley se convirtió en un proyecto de ley de dos años, y aunque aún será una amenaza el próximo año, conseguir que se detenga se debe en parte a los miles de correos electrónicos que se enviaron. Cada alerta cuenta, así que gracias a todos los que atendieron el llamado.

Permanezca con la CCC ya que las cosas cambian rápidamente durante la última semana de la Sesión.

 

Oremos por las víctimas del huracán Ida

El huracán Ida golpeó Luisiana como un huracán de categoría 4 el pasado domingo, dejando una estela de destrucción y devastación. Hay víctimas mortales, inundaciones generalizadas y más de un millón de personas permanecen sin electricidad, lo que las autoridades creen que podría durar hasta un mes. Varios estados se han visto afectados por el paso de Ida por el litoral oriental, descargando niveles récord de lluvia.

El presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) y arzobispo de Los Ángeles, Mons. José H. Gómez, emitió una declaración en la que pedía que se rezara "por la seguridad, el bienestar y la protección de todos los que se encuentran en estas zonas afectadas. También rezamos de manera especial por los socorristas, los trabajadores de la salud y el personal de emergencia que aportan alivio, consuelo y sanación. Insto a nuestros fieles católicos y a todas las personas de buena voluntad de todo el país a que se solidaricen con estas comunidades afectadas".

Puede apoyar a los afectados por el huracán Ida donando ahora a Catholic Charities USA.

 

Esfuerzos de ayuda contra los incendios

 A medida que el incendio de Caldor desciende sobre el Sur de Lake Tahoe, llevándose consigo las estaciones de esquí y las zonas turísticas más populares, las casas y los negocios, recordamos la magnitud de la destrucción que se está produciendo no sólo allí, sino en varios lugares de nuestro estado.

Si aún no lo ha hecho, por favor, apoye a las organizaciones que trabajan arduamente para brindar alivio a quienes están desplazados o han perdido sus hogares durante este tiempo.

"Entonces responderán: 'Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o forastero, o desnudo, o enfermo, o en la cárcel, y no hicimos nada para ayudarte?'. Entonces él responderá: 'Les aseguro que cuando no lo han hecho por uno de estos más pequeños, no lo han hecho por mí'." -Mateo 25, 44-45

Pulse aquí para apoyar los esfuerzos por el incendio Caldor y los esfuerzos por el incendio Dixie, y sigamos rezando por los afectados y por los bomberos y socorristas que están en primera línea luchando contra las llamas.  

 

Su voto cuenta

 Faltan menos de dos semanas para la elección destituyente del gobernador de California, y todas las boletas han sido enviadas por correo.

¡Por favor, recuerde que su voto cuenta! Analice sus opciones, vote en conciencia y envíe su boleta por correo ahora, o llévela a la urnas correspondientes el 14 de septiembre.

La Iglesia nos llama a ser miembros cívicamente responsables de nuestra sociedad democrática, y eso incluye el voto. Pulse aquí para obtener mayor información.

 

Oración de la Conferencia Episcopal de EE.UU. (USCCB) por el Día del Trabajo

Cuando el sol sale para traer el nuevo día:

Recordamos a los que descienden a la tierra, su trabajo comienza en la oscuridad, sacando de la tierra, los recursos que administramos.

Recordamos a los que trabajan en el interior de un recinto, lejos de la luz y el brillo del día.

Recordamos a los que trabajan en el exterior, en los duros elementos de nuestro mundo, el frío amargo y el calor sofocante de los extremos.

Recordamos a aquellos que no tienen un trabajo al que acudir, que luchan por cubrir las necesidades de su vida diaria, para los que la jornada se hace larga y ardua.

Cuando el sol se pone para traer la noche de descanso:

Recordamos a los que trabajan en la noche.

Nos acordamos de los que intentan recuperarse de su trabajo y de las fatigas del día.

Recordamos a los que participan en trabajos inseguros y peligrosos.

Rezamos por un renovado sentido de la dignidad en sus vidas y en su trabajo.

Dios, en tu bondad, has hecho un hogar para el trabajador. Haz un lugar en nuestros corazones para la compasión hacia los hombres y mujeres que trabajan incansablemente por las necesidades básicas. Haz que haya un lugar para los hombres y mujeres que luchan por encontrar trabajo. Concédenos tu sabiduría para acoger y cuidar a los que no pueden trabajar por enfermedad o por circunstancias que impiden su participación. Acompaña a los niños que no pueden correr y jugar, sino que deben realizar una dura jornada de trabajo para ayudar a su familia a comer, a vivir. Acompáñanos a todos nosotros, Cristo Jesús, en el ajetreo de nuestro trabajo. Haznos responsables no sólo de nuestros actos, sino sobre todo de cada uno de nuestros prójimos. Que sigamos trabajando juntos para lograr tu reino. Te lo pedimos en tu santo nombre, por el poder del Espíritu Santo. Amén.

Pulse aquí para la declaración de la USCCB sobre el Día del Trabajo.

 

 

 

Hoy necesitamos profecía, pero profecía de verdad. No se necesitan demostraciones milagrosas, sino vidas que demuestren el milagro del amor de Dios. @Pontifex

 

3 de septiembre de 2021
Tomo 14, No. 31

En español

 

Printer Friendly, PDF & Email

Highlights