Skip to main content

¿Quién en la Iglesia debería participar en la vida pública?

Printer-friendly version

En la Tradición católica, el ser ciudadano fiel es una virtud y la participación en la vida política es una obligación moral. Como católicos, deberíamos ser guiados más por nuestras convicciones morales que por nuestro apego a un partido político o grupo con intereses especiales. En el ambiente de hoy, los católicos podrían sentirse políticamente desamparados, percibiendo que ningún partido político y pocos candidatos comparten el compromiso pleno con la vida y la dignidad humana. Esto no debería desanimarnos. Por el contrario, esto hace que nuestra obligación de actuar sea más apremiante. Las mujeres y los hombres laicos deberían actuar en base a los principios morales de la Iglesia e involucrarse más: presentándose como candidatos políticos, trabajando dentro de los partidos políticos, y transmitiendo a los funcionarios elegidos sus preocupaciones. Incluso quienes no pueden votar tienen el derecho de hacer oír sus voces respecto a cuestiones que afectan su vida y el bien común. Ser ciudadanos fieles es una responsabilidad continua, no solamente durante los años en que hay elecciones.


Volver a FAQ