Skip to main content

¿Qué políticas públicas deberían interesarle más a los católicos?

Printer-friendly version

Como católicos, estamos llamados a plantear preguntas a la vida política que vayan más allá de las que se concentran en el individuo y el bienestar material. Nos enfocamos más ampliamente en lo que protege o amenaza la dignidad de toda vida humana. La doctrina católica reta a los votantes y a los candidatos, a los ciudadanos y a los funcionarios públicos, a considerar las dimensiones morales y éticas de las cuestiones de la política pública. A la luz de los principios éticos, nosotros, los obispos ofrecemos los siguientes objetivos para las políticas que esperamos guiarán a los católicos en la formación de su conciencia y en su reflexión referente a las dimensiones morales de sus opciones públicas:

  • Tratar el requisito supremo de proteger la vida humana—al restringir y poner fin a la destrucción de los niños aún no nacidos mediante el aborto y proveer a las mujeres en crisis de embarazo, el apoyo que necesitan. Poner fin al uso de la eutanasia y al suicidio asistido para lidiar con el peso de la enfermedad y la discapacidad; la destrucción de los embriones humanos en nombre de la investigación científica; el uso de la pena de muerte para combatir el crimen; y el recurrir imprudentemente a la guerra para resolver las disputas internacionales.
  • Proteger el concepto fundamental del matrimonio como la unión fiel y para toda la vida de un hombre y una mujer como la institución central de la sociedad; promover la complementariedad de los sexos y rechazar las ideologías falsas del “género”; proveer mayor apoyo a la vida familiar en lo moral, social y económico para que nuestra nación ayude a los padres de familia a educar a sus hijos inculcando en ellos el respeto por lo vida, los valores morales sólidos, y una ética de corresponsabilidad y responsabilidad personal.
  • Lograr una reforma migratoria integral que ofrezca un camino a la ciudadanía, que trate a los trabajadores inmigrantes de manera justa, que impida la separación de las familias, que mantenga la integridad de nuestras fronteras, que respete el estado de derecho y aborde los factores que obligan a las personas a dejar sus países de origen.
  • Ayudar a las familias y a los niños a superar la pobreza y asegurar el acceso a las opciones en la educación, así como a un trabajo digno con un salario justo y la asistencia adecuada para las personas vulnerables en nuestra nación, a la vez que se ayuda también a derrotar la pobreza y el hambre tan extendidos por todo el mundo, especialmente en las áreas de la política de asistencia al desarrollo, la reducción de la deuda y el comercio internacional.
  • Garantizar la protección plena y la libertad religiosa para las personas y grupos para satisfacer las necesidades sociales y así habilitar a las familias, a los grupos comunitarios, a las estructuras económicas y al gobierno a trabajar conjuntamente para erradicar la pobreza, procurar el bien común y cuidar de la creación.
  • Proveer asistencia sanitaria a la vez que se respeta la vida humana, la dignidad humana y la libertad religiosa en nuestro sistema de cuidados de la salud.
  • Continuar la oposición a las políticas que reflejan racismo, hostilidad hacia los inmigrantes, intolerancia religiosa y otras formas de discriminación injusta.
  • Establecer y cumplir con los límites morales concernientes al uso de la fuerza militar— examinando con qué propósitos se puede usar, bajo qué autoridad, y qué costo humano conllevará—con miras especialmente a buscar una respuesta responsable y eficaz para poner fin a la persecución de los cristianos y otras minorías religiosas en el Medio Oriente y otras partes del mundo. Únase a otras personas de alrededor del mundo para procurar la paz, proteger los derechos humanos y la libertad religiosa, así como para promover la justicia económica y el cuidado de la creación.

Volver a FAQ