Skip to main content

¿Qué es el juicio prudencial?

Printer-friendly version

El Juicio prudencial es la aplicación de principios morales a un caso particular para hacer el bien y evitar el mal. Es reconocer que vivimos en un mundo imperfecto, donde no siempre es posible lograr la bondad pura, pero el cristiano constantemente debería esforzarse por avanzar hacia un mundo más perfecto (Catecismo de la Iglesia Católica, no. 1806).

El juicio prudencial no es una manera de racionalizar un cálculo político, evitar subvertir las cosas o justificar los intereses propios. Tampoco es un pretexto para ignorar la doctrina de la Iglesia. Si un católico se encuentra en conflicto con la doctrina de la Iglesia referente a una cuestión, él/ella debe considerar seriamente la doctrina y esforzarse por entender el conflicto. Es importante que dejemos a un lado cualquier motivo personal, incluyendo la preferencia partidista o el beneficio personal que pudiera nublar nuestro juicio.

“La Iglesia promueve la conciencia bien formada no sólo enseñando la verdad moral, sino también animando a sus miembros a desarrollar la virtud de la prudencia, que San Ambrosio describió como ‘el auriga de las virtudes’". (Formar la conciencia para ser ciudadanos fieles, No. 19)


Volver a FAQ