Skip to main content

¿Por qué enseña la Iglesia sobre las cuestiones que afectan a la política pública?

Printer-friendly version

La obligación de la Iglesia de participar en la formación del carácter moral de la sociedad es un requisito de nuestra fe, una parte de la misión que hemos recibido de Jesucristo. Como personas tanto de fe como criterio, los católicos están llamados a llevar la verdad a la vida política y a practicar el mandamiento de Cristo de “amarse los unos a los otros” (Jn 13:34).

La Constitución de los Estados Unidos protege el derecho de cada creyente y de cada institución religiosa a proclamar y vivir su fe sin interferencias gubernamentales, favoritismos, o discriminación. La ley civil debería reconocer y proteger el derecho y la responsabilidad de la Iglesia a participar en la sociedad sin abandonar nuestras convicciones morales. La tradición pluralista de nuestra nación se ve reforzada, y no amenazada, cuando los grupos religiosos y personas de fe llevan sus convicciones a la vida pública. La comunidad católica brinda al diálogo político un marco moral coherente, y una amplia experiencia en el área de servir a los necesitados.


Volver a FAQ