Skip to main content

Aunque yo nunca participaría en ciertas actividades, ¿por qué debo decirle a los demás cómo vivir sus vidas?

Printer-friendly version

Como católicos, creemos que hay verdades objetivas que nos ayudan a cada uno de nosotros a vivir vidas sanas, felices y santas. Vivimos en una sociedad de la información que nos satura indiscriminadamente de datos, todos tratados en el mismo nivel, y termina llevándonos a una tremenda superficialidad a la hora de plantear las cuestiones morales. Por consiguiente, se vuelve necesaria una educación que enseñe a pensar críticamente y que ofrezca un camino de maduración en valores”. (Papa Francisco, Evangelii Gaudium, no. 64)

Como católicos tenemos el llamado de evangelizar en el mundo. Es posible que las personas con las que hablamos no acepten nuestros puntos de vista y no deberíamos intentar obligarlas a que lo hagan, pero no deberíamos titubear en declarar con audacia nuestras creencias.

Sin embargo, el hecho de presentar verdades objetivas no nos da el derecho de ser poco caritativos o irrespetuoso. El Papa Francisco nos recuerda una y otra vez que al dialogar con la gente de manera cortés y con “una cultura de encuentro” estamos más adecuados para representar mejor la doctrina de la Iglesia y facilitar el que otros tengan una “conversión de mente y de corazón”.


Volver a FAQ